La perdiz roja

Pocas cazas como la de la perdiz permiten disfrutar al cazador, junto a su perro, de largos paseos por el monte y emocionantes encuentros. Castilla-La Mancha tiene unas características óptimas para la abundancia de perdices y codornices, en parte gracias a sus numerosos humedales.  Además, Castilla-La Mancha es célebre por sus ojeos de perdiz.

La perdiz roja (Alectoris rufa) prefiere explotaciones de viñedos y cereal, muy presentes en las extensas áreas vinícolas de nuestra comunidad autónoma. Son aves de mediano tamaño, que anidan en el suelo y comen semillas. Algunas especies son reconocidas por su carne, de alto valor culinario.

De acuerdo con la leyenda griega, la primera perdiz apareció cuando Dédalo arrojó a su sobrino Pérdix desde un monte, en un arrebato de ira.

A %d blogueros les gusta esto: